Disfruta sin Riesgos

El preservativo es un método de protección sexual que previene tanto de embarazos no deseados como del contagio de enfermedades de transmisión sexual. Los preservativos pueden encontrarse de venta en farmacias y también pueden obtenerse de forma gratuita si se acude a asociaciones juveniles, a entidades que trabajan contra el VIH-Sida y en programas de atención a la mujer o de salud sexual y reproductiva. Se pueden  encontrar preservativos especiales para las personas alergicas al latex.
Los preservativos deben guardarse en sitios donde no haya humedad pero que tampoco reciban directamente la luz solar. Tampoco deben tener un foco de calor cercano porque esa temperatura los deterioraría. Muchos chicos llevan los preservativos en la cartera que, por costumbre, se suele guardar en el bolsillo trasero del pantalón. Ese lugar también resulta perjudicial para la goma puesto que al quedar aplastada cuando nos sentamos podemos dañarla. Lo mejor es colocarlos en bolsillos amplios o en el interior de la chaqueta, y si las chicas los llevan en el bolso deben meterlos en una caja protectora de rasguños y objetos cortantes.

APERTURA Y COLOCACION
Es muy importante cómo se abre y se saca el preservativo del envoltorio, puesto que en este proceso podemos dañarlo o romperlo sin darnos cuenta. Lo que debemos hacer es llevar el condón hacia un lado para que una de las puntas del envoltorio quede libre y pueda cortarse sin preocupación de que la goma quede enganchada. La goma se saca y por la banda correcta se desenrolla, deslizándolo hacia abajo. Esta acción debe realizarse siempre con el pene en erección y antes de cualquier penetración. Hay que presionar el reservorio de la punta para que no entre aire, además de para dejar el espacio libre donde irá el semen eyaculado.

RETIRAR EL PRESERVATIVO
Cuando ya se ha terminado el acto sexual el preservativo debe retirarse antes de que se pase la erección. Si esto no se hace así el preservativo puede salirse en el interior de la vagina de la mujer, quedando totalmente invalidada su acción de protección. Una vez retirado debemos llevar a cabo una comprobación del estado del preservativo, es decir, certificar que no hay ningún agujerito por el que haya podido salir el semen. Con llenarlo con un poco de agua del grifo o simplemente soplando habrá suficiente. Una vez se comprueba que no hay pérdidas se le hace un nudo y se tira a la basura, nunca al WC. En caso de que el condón estuviera roto habría que acudir a la anticoncepción de urgencia en un máximo de 72 horas, aunque cuanto antes sea mejor.

En Clínica Trotula estamos especializados en salud femenina y nuestras profesionales están comprometidas en dar la mejor atención.

Llámanos al
950 282 882
si necesitas asesoramiento personalizado.